¿Ya lees las etiquetas de los productos? 3 recomendaciones

¿Ya te fijas en el etiquetado de los productos que compras? Y no me refiero a los reclamos de salud publicitarios como: artesano, 100% natural, alto contenido en fibra, bajo en grasa, sin azúcares añadidos, etc.

Evidentemente lo mejor es consumir alimentos reales de la máxima calidad, es decir, priorizar aquellos productos que son:

  • Frescos, de temporada y de proximidad.
  • Enteros: lo más cercano a su estado original. No es lo mismo comprar el grano de arroz integral que la harina de arroz integral.
  • Integrales: con su germen y su salvado (fibra, vitaminas y minerales). No es lo mismo un arroz integral que un arroz blanco o refinado.
  • Productos sin etiqueta y sin envasar o que no hayan sido transformados de manera que su calidad se haya visto afectada.

Los reclamos publicitarios desvían nuestra atención a lo que realmente es importante saber del producto:

  • Natural no significa sin aditivos, sin transformar o ecológico.
  • Fuente de fibra = 3% fibra (3g de fibra por cada 100g de producto).
  • Alto contenido en fibra = 6% fibra (6 g de fibra por cada 100g de producto).
  • Un pan puede llamarse pan de centeno aunque esté elaborado con un 20% de harina de centeno y un 80% de harina de trigo blanca.
  • Integral puede ser 0% integral más salvado añadido a posteriori. La legislación no regula el concepto integral.
  • Que un producto lleve aceite de oliva no quiere decir que sea saludable. El aceite de oliva (a secas), es un aceite de calidad muy inferior al virgen o virgen extra porque su contenido es entre el 80-85% aceite de oliva refinado con procesos químicos o altas temperaturas; y el resto,   aceite de oliva virgen añadido para darle algo de color y sabor.

Las etiquetas europeas de los productos procesados tienen dos partes diferenciadas:

  • INGREDIENTES: Lista de TODOS los ingredientes que contiene el producto ordenados de mayor a menor proporción. Aquí deben aparecer también, si contiene, los aditivos*.
  • INFORMACIÓN NUTRICIONAL: Cantidad de nutrientes por cada 100g de producto y a veces, también está especificada la cantidad de nutrientes por cada ración.

Estas son algunas recomendaciones que pueden serte útiles cuando quieras adquirir productos envasados:

  1. Olvídate de los reclamos publicitarios y del nombre del producto
  2. Concéntrate en la lista de ingredientes sabiendo que el 1r ingrediente es el de mayor proporción
  3. Fíjate en el contenido de los hidratos de carbono en la Tabla nutricional, concretamente en la parte “de los cuales azúcares” para identificar los azúcares simples (se absorben rápidamente aumentando los niveles de glucosa en la sangre) que contiene el producto de manera natural y, también aquellos que han sido añadidos

*A veces puede ser difícil identificar un aditivo porque algunos pueden tener más de un nombre. Lo habitual es que aparezcan con una E seguida de un número que los clasifica según su función. Debes saber que el certificado ecológico permite el uso de algunos aditivos. Como dice el nutricionista Aitor Sánchez ,”que algunos aditivos sean seguros no significa que sean inocuos. Pueden, por ejemplo, alterar el sentido del gusto, incitándonos a consumir productos cada vez más dulces”:

  • E-1xx: Colorantes
  • E-2xx: Conservantes
  • E-3xx: Antioxidantes
  • E-4xx: Espesantes
  • E-5xx: Reguladores de acidez
  • E-6xx: Potenciadores de sabor

Otro dato a tener en cuenta es que la lista de ingredientes no especifica las grasas TRANS (grasas mono y poliinstaturadas que han sido sometidas a altas temperaturas) relacionadas con el riesgo cardiovascular, el colesterol y la resistencia a la insulina, que se ocultan bajo nombres como grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas. 

También resulta muy útil conocer los múltiples nombres bajo los que se “esconde” el azúcar simple en la lista de ingredientes:

  • Azúcar, azúcar glas, azúcar glasé, azúcar moreno, azúcar de caña, azúcar moreno de caña, demerara, remolacha, de castor
  • Azúcar de panela, mascovado, rapadura
  • Azúcar de coco
  • Caramelo
  • Jarabes, siropes, almíbar: de agave, de dátil, de maíz, de malta, de arroz, de arce, etc.
  • Melazas
  • Miel
  • Glucosa, fructosa, galactosa, sacarosa, lactosa, dextrosa, maltosa, maltodextrina, mannitol
  • Etil maltol (E-637)
  • Zumo concentrado de fruta, sorbitol

SI QUIERES PROFUNDIZAR EN EL TEMA:

Libro y blogMi dieta cojea” del nutricionista Aitor Sánchez García

http://elpais.com/elpais/2016/04/05/buenavida/1459858754_374510.html

http://politica.elpais.com/politica/2014/12/12/actualidad/1418404258_960361.html

http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/web/seguridad_alimentaria/subdetalle/futura_legislacion.htm

http://blog.rtve.es/nutricionrtve/2017/01/c%C3%B3mo-nos-la-van-a-seguir-colando-a-pesar-del-nuevo-etiquetado.html

 

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: