Polos de frutas cargados de antioxidantes y vitaminas/Frozen fruit pops

Hoy quiero compartir contigo esta receta súper fácil para que te refresques durante este mes de agosto tanto si estás de vacaciones como si estás trabajando. Si tienes niños en casa puedes hacerla con ellos, ¡les encantará! y además es una manera sana y divertida de que coman fruta.

PolosFruites

Únicamente necesitas fruta y zumo de manzana o de uvas blancas. El zumo lo puedes hacer en casa o comprarlo pero, en caso de comprarlo, asegúrate que no tiene azúcar añadido. Para esta receta he utilizado el zumo de manzana ecológico de la marca Gutbio que venden en Aldi.

INGREDIENTES Polos_fruites_2_petit

  • Fruta de colores diferentes cortada a trozos. Yo he utilizado los siguientes:
    • Fresas
    • Albaricoques
    • Kiwis
    • Arándanos
  • Zumo de manzana o de uvas blancas sin azúcar añadido

ELABORACIÓN

Necesitarás un molde para helados. Corta la fruta en rodajas y colócala pegada a las paredes del molde. Rellena el molde con bastante fruta, coloca el palo de manera que la fruta lo sostenga y rellena con el zumo hasta el borde.

Pon en el congelador como mínimo entre 6-8h, desmolda y ¡disfruta!

Aquí te dejo un enlace a un video dónde puedes ver cómo hacer los polos.

COMENTARIOS

Las fresas (mejor ecológicas ya que en el cultivo de las convencionales se utilizan muchos productos químicos) son ricas en minerales (hierro, magnesio, manganeso), vitamina C y vitaminas del grupo B (ácido fólico y B6). Sus ácidos orgánicos (málico, cítrico, láctico, elágico y etilmetilsalicílico) y sus minerales le confieren un efecto desintoxicante en el organismo.

Los albaricoques contienen más betacarotenos que ninguna fruta. El betacaroteno (responsable del color anaranjado de la fruta) se transforma en vitamina A dentro del organismo contribuyendo a la buena salud de la vista y de la piel (favoreciendo su adaptación al sol en verano), entre otros efectos beneficiarios. Además es un antioxidante, es decir, previene la degeneración de las células causada por su oxidación debida a los radicales libres. Esta fruta es rica además en vitamina C, vitaminas del grupo B y minerales.

Un único kiwi (aunque pesa la mitad de una naranja) proporciona toda la vitamina C que necesita un adulto cada día. Además destaca por su riqueza en ácido fólico (B9), ya que cubre aproximadamente el 20% de las necesidades diarias, y de vitamina E, aportando el 10% de las necesidades. La combinación de vitaminas C y E lo convierten en un potente antioxidante. La planta del kiwi es muy resistente por lo que no requiere del uso de muchos productos químicos en la agricultura no ecológica.

Los arándanos contienen antocianinas (pigmento que les otorga el colo púrpura o azulado) que les confieren virtudes antioxidantes, antiinfecciosas y antiinflamatorias. Son especialmente beneficiosos para el sistema circulatorio, para la vista y para prevenir infecciones urinarias.

Cuando se come la fruta entera (y no en zumo) se ingiere también su fibra lo que permite retardar la absorción del azúcar, naturalmente presente en la fruta, en el torrente sanguíneo.

Si estás familiarizado con el agua de coco, una opción muy aconsejable es substituir el zumo por agua de coco.

Anuncios

Pastel de zanahoria/Carrot cake

Este pastel lo hice para la celebración del cumpleaños de un amigo. Hacía mucho tiempo que no cocinaba un pastel en el horno (últimamente he estado experimentando mucho con los postres “crudos” o raw como se llama en inglés al tipo de cocina sin cocción) así que decidí hacer una prueba antes. Como gustó mucho, tanto el pastel de prueba como el de la celebración, he decidido compartirlo contigo para que también puedas disfrutarlo.

Pastis_sencer_logo_min

Tengo que confesar que es el primer pastel de zanahoria que hago y, antes de probarlo, me parecía mentira que sin llevar nada de chocolate estuviera tan ¡increíblemente bueno!.

tros_pastis_logo_minINGREDIENTES (2x20cm)

Para unos 12 trozos

  • 2 tazas de harina de arroz
  • 1 taza de harina de espelta
  • 1 c.p. bicarbonato
  • 1 pizca de sal
  • 1,5 c.p. canela en polvo
  • 1/2 c.p. nuez moscada
  • 1/2 c.p. jengibre en polvo
  • 3 c.p. semillas de lino trituradas
  • 1 taza bebida vegetal (almendras o avena)
  • 1/2 taza de sirope de arce, coco o agave crudo. También puede ser azúcar mascavo o de rapadura o azúcar de coco.
  • 1/3 taza aceite de oliva
  • 6 zanahorias medianas ralladas
  • 1 c.p. extracto de vainilla o 1/2 c.p. vainilla en polvo (sin azúcar, directamente de la vaina)
  • 1/2 taza nueces troceadas (normales o pecanas)

Para el frosting

  • 1 taza de anacardos
  • 1 taza de nueces de Macadamia
  • Zumo de 1/2 limón (o lima)
  • 1/4 taza de sirope de arce, coco o agave crudo
  • 1/3 taza de agua o la que se necesite
  • 2 c.s. aceite de coco

ELABORACIÓN

La noche anterior pon en remojo los anacarados y las nueces de Macadamia.

Precalienta el horno a 180ºC y engrasa dos moldes de silicona redondos de 20cm.

En un bol mezcla las semillas de lino con la bebida vegetal y reserva.

En otro bol mezcla los ingredientes secos: harina de arroz, harina de espelta, bicarbonato, sal y especias.

En el bol de la bebida vegetal y el lino incorpora el endulzante, el aceite y la vainilla hasta que quede todo bien mezclado. Añade la zanahoria rallada repartiéndola bien.

Vierte los ingredientes líquidos en el bol de los ingredientes secos y haz que se incorporen bien todos los ingredientes con la ayuda de una espátula. Opcionalmente puedes incorporar nueces troceadas.

Reparte la mezcla equitativamente entre los dos moldes y cuece en el horno a altura media por unos 40-45 min. o hasta que esté seco el interior (introduciendo un varilla en el centro). Retira del horno y deja enfriar unos 5 min. Saca los pasteles de los moldes y deja enfriar por completo.

Para hacer el frosting calienta el aceite de coco al baño María. Descarta el agua del remojo de los frutos secos y lávalos bien. Introduce los anacardos, las nueces de Macadamia, el zumo de limón, el agua y el endulzante en una batidora y tritúralos hasta que quede una textura cremosa, si es necesario puedes añadir más agua para conseguir la textura deseada. Añade el aceite de coco y bate hasta que quede bien incorporado.

Monta el pastel una vez esté frío. Añade una capa de frosting gruesa entre los dos pasteles y otra más por encima del pastel. También puedes añadirla por los laterales si te sobra. Puedes decorar por encima con nueces, ralladura de limón o fruta fresca como arándanos.

COMENTARIOS

Aunque se trata de un postre sin azúcares refinados debes consumirlo como cualquier postre, es decir, con moderación. Lo mejor de hacer postres en casa es que puedes añadir más o menos endulzante. De hecho al pastel que hice de prueba le puse muy poco endulzante y también estaba muy bueno.

Es mejor cocinar el pastel un día antes de comerlo y, conservarlo en la nevera una vez se haya enfriado, ya que el día después está muchísimo más bueno. Lo mismo puedes hacer con el frosting y así ahorrarás tiempo al cocinar.

Si quieres una versión sin glúten puedes utilizar únicamente harina de arroz. Y al revés, si lo deseas, puedes elaborar todo el pastel con harina de espelta.

Esta receta está inspirada en este pastel de Fare Isle. En su receta el frosting está hecho con leche vegetal y crema de coco. Si te fjas en los ingredientes tanto del pastel como del frosting verás que la cantidad de endulzante es bastante mayor que la de esta versión.

 

 

 

 

Young coconut cake/Tarta de coco joven

El sábado pasado celebramos un doble cumpleaños en familia y como la ocasión lo merecía, me embarqué en la aventura de hacer una tarta que nunca había hecho. El reto: una tarta ligera, con aspecto de cheesecake y sin glúten. El ingrediente mágico: el coco joven o coco verde.

IMG_1472 El coco joven es el coco que todavía no ha madurado y a diferencia del que estamos acostumbrados a ver y a comer contiene menos carne y más líquido. Cuando el coco madura, la parte líquida (agua de coco) se va volviendo más sólida y fibrosa y se convierte en la carne de coco que todos conocemos. La carne del coco verde contiene menos grasa, es menos calórica y menos pesada para el estómago y el hígado que la carne del coco ya maduro.

INGREDIENTES (para unas 12 personas)IMG_1479

Para la base

  • 2T de pulpa de almendra de haber hecho leche de almendras. Puede ser también almendra molida.
  • 1T (unos 15) dátiles
  • 1 c.p. vainilla en polvo natural (puedes triturar la vaina directamente)
  • 3c.s. aceite de coco
  • 3c.s. cacao crudo
  • 2c.s. sirope agave crudo
  • Ralladura de un limón
  • 1 pizca sal

Para el relleno

  • Pulpa de 6 cocos jóvenes
  • 1/2T agua de coco
  • 65g aceite de coco
  • 1 c.s. azúcar de coco, puede ser panela o agave crudo (opcional)

Para la cobertura

  • 2 T granos de granada
  • 2 c.s. semillas de chía
  • 3-4 dátiles

ELABORACIÓN

Cubrir el molde con un papel de hornear. Poner los ingredientes de la base en la batidora y triturar. Añadir el aceite de coco derretido y triturar de nuevo. Si ves que cuesta triturar añade un poquito de agua de coco o agua filtrada pero no te pases porque la masa tiene que quedar tipo plastilina. Rellena el molde con la masa y ponlo en el congelador.

Poner todos los ingredientes excepto el aceite de coco en la batidora y triturar hasta que quede una masa cremosa tipo yogurt. Te recomiendo que añadas poca agua al principio y, si después de añadir el aceite de coco necesitas añadir más agua, lo hagas entonces. Lo mismo con el endulzante, conviene probar la mezcla para comprobar si ya está suficientemente dulce.

Sacar el molde del congelador y verter la mezcla del relleno por encima. Esparcir bien y dar unos pequeños golpes con el molde para que la mezcla se extienda de manera uniforme. Poner en el congelador durante unas 8 horas (toda la noche).

Para la cobertura triturar primero la granada y pasarla por un colador chino para eliminiar todos los restos de madera. Añadir los dátiles y triturar de nuevo. Por último poner las semillas de chía, remover bien y dejar que actúen por lo menos unos 15 minutos.

Añadir la mermelada anterior por encima (tercera capa) y la decoración que os guste més (ralladura de limón, fruta fresca, etc.). Conservarla en la nevera.

¡ATENCIÓN! Es muy importante que la textura del relleno sea cremosa ya que es la gracia de la tarta. Yo la llevé al restaurante y quizás la nevera que tenían enfriaba mucho y al sacarla todavía estaba un poco congelada (como se ve en la foto). La verdad es que el segundo trozo de tarta estaba mucho más bueno que el primero 🙂

Receta inspirada en esta magnífica tarta de Lala kitchen.

COMENTARIOS

El agua de coco que se extrae del coco joven tiene una composición nutricional excelente: es muy rica en minerales como el potasio y el sodio y en menor medida magnesio, calcio y fósforo; además contiene muy pocos carbohidratos, es baja en calorías y prácticamente no tiene grasa.

Hay numerosos estudios que recomiendan el agua de coco para reponer los electrolitos perdidos a través del IMG_0154sudor (especialmente sodio y potasio) durante la práctica y después del deporte, en la playa o en días de calor intensa. Como se oxida fácilmente, lo mejor es beberla directamente del coco una vez abierto con la ayuda de una pajita. En mi reciente viaje por India bebía agua de coco cuando sentía que el calor me aplatanaba demasiado. Es de las pocas cosas que puedes comprar en los puestos callejeros cuando viajas por Asia y Sudamérica y que sabes que le sentará muy bien a tu organismo. Además cuando los compras allí sabes que es un producto de proximidad 🙂

Más información acerca del agua de coco (en catalán)

Dónde comprar cocos jóvenes

Recetas con pulpa y agua de coco

 

 

 

 

Tableta de chocolate sana de algarroba/Healthy carob chocolate bar

Hoy quiero compartir una receta para que te anime en la vuelta a la rutina después de las vacaciones, que para muchos, ya quedaron muy atrás. Se trata de una tableta de chocolate saludable porque no contiene ni azúcar, ni cacao, ni leche, ni aditivos. Y lo mejor: es muy fácil de hacer.

chocolate

No es que el cacao sea malo, el cacao crudo (el que no se ha calentado más de 45º) es un alimento con propiedades nutricionales muy interesante: es rico en antioxidantes, minerales, algunas vitaminas del grupo B (B9, B3, B6) y en fibra. Pero, por otro lado, contiene antinutrientes (oxalatos que pueden dificultar la absorción de algunos nutrientes), posee un alto contenido energético y también sustancias estimulantes (cafeína y teobromina) por lo que es un alimento que debe consumirse con moderación.

Aunque no todas las tabletas de chocolate comerciales son iguales, la mayoría tienen  en común los siguientes inconvenientes:

  • Se elaboran con cacao que se calienta a temperaturas elevadas (>100º) que destruyen sus nutrientes
  • Se le añade azúcar para endulzar y en muchas tabletas es el ingrediente principal (es importante el % de cacao que posee la tableta)
  • Contienen leche y aditivos

La tableta que te propongo se elabora con algarroba. A diferencia del chocolate, la algarroba es dulce por naturaleza, carece de sustancias estimulantes y tiene muy poca grasa por lo que es una buena alternativa al chocolate para los que deseen restringir el consumo de azúcar, estimulantes y grasa.

INGREDIENTESchocolate2

  • 2 c.s. de sirope de agave crudo
  • 50g Harina de algarroba
  • 125ml Aceite de coco
  • Aceite esencial de naranja o de menta (opcional)
  • Almendras o cualquier otro fruto seco (avellanas, nueces, etc.)
  • Bayas de goji (opcional)
  • Molde rectangular del tamaño de una tableta (21 x 11 x 1,5cm)

ELABORACIÓN

Cubrir el molde con un papel de hornear o un film transparente. Cubrir la base con los frutos secos y las bayas.

Poner el resto de los ingredientes en una batidora y rellenar el molde con la mezcla.

Poner el molde en el congelador durante 2 horas como mínimo. Transcurrido ese tiempo ya puedes comerlo.

En el siguiente vídeo de Ana Moreno de la Escuela de Cocina Vegetariana puedes seguir paso a paso la elaboración de esta receta.

COMENTARIOS

Aunque se trata de un postre saludable debes consumirlo como cualquier postre, es decir, con moderación ya que tampoco conviene abusar del aceite de coco ya que se trata de una grasa, aunque sea una grasa muy buena.

¡Parece chocolate pero no lo es! La algarroba es el fruto del árbol Ceratonia siliqua ya utilizado en la época del antiguo Egipto como dulcificante. Tiene una textura, color y sabor muy parecido al cacao pero con propiedades claramente distintas:

  • La algarroba es seis veces más baja en contenido graso que el cacao (en forma de chocolate la diferencia es mayor: 3 % de contenido graso frente al 40 % del chocolate con cacao convencional).
  • No requiere otros aditivos ni sal (el cacao contiene 700 mg de sodio por 100 g; la algarroba solo 100 mg).
  • Es rica en fibra: tiene un 13 % de fibra soluble con efecto prebiótico.
  • No contiene sustancias estimulantes: a diferencia del cacao, la algarroba está libre de teobromina, una sustancia similar a la cafeína que nos provoca una sensación de energía falsa.
  • Es muy rica en triptófano, un aminoácido esencial precursor de la serotonina, una sustancia que nos proporciona sensación de relax y de tranquilidad.
  • No contiene gluten, es apta para celíacos.
  • También contiene pequeñas cantidades de pectina y lignina, que favorecen la digestión, además de numerosas vitaminas y minerales.

A diferencia del cacao, el árbol crece en todo el Mediterráneo y, especialmente, en las costas españolas, marroquíes e italianas, lo que permite incentivar la producción local y consumir productos de proximidad. Su cultivo en España tiene un significado muy especial, ya que ha sido y sigue siendo un buen alimento para el ganado, así como una fuente adecuada de nutrientes en épocas de carestía (fue un alimento base durante la guerra civil española).