Ensalada de escarola con nueces, alga Dulse y granada

Esta es una muy buena opción para comenzar a incorporar algas a tu alimentación. El alga Dulse es una de las que tiene mayor contenido en Hierro (Fe) por lo que se recomienda en casos de anemia. Además necesita muy poco remojo, con unos minutos es suficiente. Eso si para colar el agua residual utiliza un colador fino tipo chino porque son tan finas que ¡se enganchan por todas partes!. Esta alga además fortalece la visión (rica en carotenoides) y regenera las mucosas (gástrica, respiratoria y vaginal).

INGREDIENTESIMG_3096

  • Escarola
  • Granos de granada
  • Aguacate (opcional)
  • Nueces troceadas
  • Algas Dulse (¡1 c.s. de alga hidratada por persona como máximo!)

ELABORACIÓN

Yo suelo desgranar las granadas y guardar los granos en la nevera en un recipiente cerrado, de esta manera es muy fácil incorporarla a tus platos. Pulsa aquí para ver un vídeo de cómo desgranar fácilmente una granada.

Lo mismo hago con las ensaladas, las lavo, las escurro bien y las guardo en un recipiente en la nevera. No las troceo hasta el momento de utilizarlas para que no se oxiden las hojas.

Escurrir las algas e incorporar con el resto de ingredientes.

El aliño puede ser variado:

  • 2 c.s. de aceite de oliva virgen de 1a presión, 1/2 diente de ajo rallado, 1 c.p. de vinagre de manzana y una pizca de sal
  • 2 c.s. de aceite de oliva virgen de 1a presión, 1 c.s. de tamari (salsa de soja sin trigo),  1 c.s. de concentrado de manzana o miel cruda

COMENTARIOS

El sabor amargo de la escarola estimula la digestión. Es muy rica en vitaminas del grupo B y en minerales. La granada desintoxica y refresca la sangre. Esta ensalada es ideal para eliminar el calor interno y favorecer el proceso digestivo.

Coles de bruselas al horno multicolor/Multicolor roasted brussels sprouts

He hecho la prueba (aunque únicamente con una persona) que me asseguraba que no le gustaban las coles de bruselas y cuando probó esta receta fue la que más le gustó de todas las que había para cenar. La receta es de DeliciuoslyElla aunque yo he cambiado las patatas baby por el boniato porque me encanta este tubérculo de temporada que le añade color al plato y tiene un contenido nutritivo muy interesante y superior al de la patata en relación con las vitaminas A, E, C y el ácido fólico (B9).

La receta no puede ser más fácil, así que ya sabes, haz la prueba y me cuentas qué tal ha ido la experiencia. ¿A qué no puede ser más apetitoso?

IngredientesIMG_2245

  • 200g coles de Bruselas
  • 200g boniatos
  • 50g de avellanas
  • Aceite de oliva
  • Pimienta
  • Sal marina
  • ½ c.p. pimentón dulce
  • 100g de granos de granada
  • 2 c.s. concentrado de manzana

 

Elaboración

Precalentar el horno a 180ºC.

Cortar las coles de Bruselas en cuatro trozos. Lavar bien el boniato y cortar en trozos similares a las coles.

Poner las avellanas en una bandeja para horno y hornearlas unos 8-10 min vigilando que no se quemen. Retirar del horno y poner en un trapo de cocina. Dejar que se enfríen y frotar con el trapo para que se desprenda la piel. Reservar.

Poner las coles y los boniatos en una bandeja para horno. Espolvorear con el pimentón dulce, añadir sal y pimienta y mezclar bien con aceite de oliva. Cocinar unos 30-40 minutos hasta que comiencen a dorarse.

Una vez finalizada la cocción, repartir las avellanas, espolvorear con los granos de granada y añadir el concentrado de manzana mezclando todo bien.

Comentarios

Las coles de Bruselas pertenecen a la gran familia de las Crucíferas, en la que aparecen registrados más de 300 géneros y unas 3.000 especies propias de regiones templadas o frías del hemisferio norte.

Constituyen la mayor fuente de vitamina C respecto de las verduras de su misma familia. Son una fuente interesante de folatos, y, en menor proporción, de beta-caroteno y vitaminas del grupo B (B1, B2, B3 y B6). Entre los minerales destaca la presencia de potasio, fósforo y yodo, así como cantidades discretas de zinc, calcio (de pobre absorción), magnesio y sodio.

El contenido de fibra insoluble es elevado, lo que favorece la sensación de saciedad y el tránsito intestinal, con lo que mejora el estreñimiento. Las coles son ricas en ácido cítrico, que potencia la acción beneficiosa de la vitamina C.

Los folatos intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico. La vitamina C es reconocida por su acción antioxidante, colabora en la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos, además de favorecer la resistencia a las infecciones y la absorción de ciertos nutrientes de los alimentos (hierro, ácido fólico y ciertos aminoácidos).

El potasio participa en la transmisión y generación del impulso nervioso, en el funcionamiento de la actividad muscular normal, así como en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

El boniato es un alimento con propiedades nutritivas muy interesantes y una buena fuente de provitamina A. Además, podemos disfrutar de él durante todo el otoño y hasta principios de invierno. Tiene un alto contenido en hidratos de carbono (azúcares) por eso tiene un sabor muy dulce, pero como a su vez tiene fibra pectina, entra más lentamente en el torrente sanguíneo y evita las hiperglucemias.

Es muy rico en vitamina A necesaria para el buen estado de la retina, la formación y el mantenimiento de la piel, el pelo y las mucosas y para el crecimiento de los huesos, de los dientes y la reproducción.

Contiene más Vitamina E que la mayoría de verduras, de ahí su alto poder antioxidante.

Ayuda a depurar el hígado: el boniato contiene el aminoácido esencial metionina. Es un aminoácido con contenido en azufre que actúa ayudando a desintoxicar el hígado.

Es hidratante del sistema digestivo: el 70% del peso del boniato es agua.