Un regalo para toda la vida: Enseñar a comer desde la infancia

Siempre me ha gustado cocinar aunque confieso que durante un tiempo me lo negué a mí misma porque entonces lo consideraba un acto poco revolucionario dada mi condición de única mujer entre cuatro hijos. Un año, para Reyes, pedí que me trajeran un “Fabrica Pastas”, uno de esos juguetes de plastelina de la marca Play-doh con el que se podían fabricar galletas, pasteles, etc. Mi gran “trauma” fue que nunca no me lo trajeron…entonces no era tan fácil encontrar los regalos como lo es hoy :-).

Ahora, superado todo posible trauma y prejuicio de género, considero que cocinar es un acto revolucionario y sobretodo un acto de amor hacia uno mismo. En mi opinión, si quieres ser el dueño de tu salud no te queda más remedio que aprender a cocinar. Y no me refiero a que cocines platos sofisticados como los que elaboran los grandes chefs, sino simplemente a que adquieras unas nociones básicas para que puedas evitar al máximo los productos procesados y los platos precocinados. Y ¡¡¡no!!!, cocinar no significa calentar en el microondas.

Si tienes hijos, estoy convencida que aprender a cocinar les puede salvar literalmente la vida. Enseñar a cocinar a un niño es un seguro de vida y, además, puede ser una manera muy divertida de pasar tiempo con ellos.

Siempre me ha gustado la parte más práctica de la enseñanza, para mi es una manera muy efectiva de consolidar el conocimiento adquirido. Resulta más difícil olvidar un poema que aprendes de memoria para recitar delante de toda tu clase, aquella obra que representas con los compañeros de curso en el teatro de tu ciudad o pueblo, el concepto de “fracción” en clase de matemáticas cuándo acertar significa ganar la porción de pastel correspondiente o aquella receta de bizcocho de yogur que cocinas en el colegio utilizando como medida para todos los ingredientes el recipiente de un yogur.

Con la educación de los más pequeños estamos construyendo los cimientos para la sociedad que deseamos tener y lo mejor de todo es que se trata de un acto que podemos hacer todos nosotros, cada día, en nuestras propias casas.

“Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo” (Eduardo Galeano)

Estos días festivos observando a mi sobrina he recordado el poder que tienen los dibujos animados sobre los niños, podrían verlos a todas horas, no se cansan nunca. Cuando yo era pequeña no los hacían a todas horas pero ahora existen canales de televisión dónde emiten series de animación a todas horas y, además, está Internet. 

Por eso me gustó encontrar este artículo de Rosanna Carceller que titula “Las mejores series de dibujos y vídeos para enseñar a tus hijos a comer”. Me parece una muy buena lectura para un día como hoy.

En el artículo descubriréis series como ¡A comer!, disponible en el canal de youtube de Disney Junior España dónde cada episodio se dedica a una fruta o verdura y anima a los niños a probarlas con diversas sugerencias para consumirlas. Están disponibles los capítulos dedicados al melón, el ajo, el kiwi, la endibia, la zanahoria, el limón, la castaña, la aceituna, la fresa, la mora, el repollo, el puerro, la judía verde, la pitaya, el plátano, la piña, la cereza, la berenjena, las uvas, el pimiento, el aguacate, la patata, el tomate, la espinaca, la lechuga, la remolacha, la pera, la naranja y la calabaza.

Merece especial mención Nutri Ventures una serie dónde “Los protagonistas, Teo, Bem, Lena y Nina, viven en una ciudad gris donde no existen alimentos porque 30 años atrás, Alex Grande, malo malísimo, mandó a su ejército destruir toda la comida y obligó a todos a alimentarse con Genex 100, un compuesto calórico fabricado por su empresa. Pero antes de la aniquilación de todos los alimentos, un sabio nutricionista encargó a siete expertos que huyeran lejos para preservar los siete grupos de alimentos, que están confinados. Ahora hay que conquistar esos siete reinos maravillosos y devolver al mundo la diversidad alimentaria.”

Además, la serie Telmo y Tula pequeños cocineros pretende acercar la cocina a los más pequeños con recetas sencillas, creativas y divertidas. A continuación podéis ver el capítulo dónde preparan una Macedonia de frutas.

Si queréis descubrir más series aquí os dejo el link al artículo completo.

¡Feliz lectura y Feliz Día de Reyes!

Anuncios